sábado, 2 de abril de 2011

Pruebas de traducción e imagen profesional

Esta bitácora está orientada a las TIC en general, con especial interés en la publicación digital, y a la ingeniería de localización. Si no suelo hablar de aspectos profesionales de la traducción es porque todavía no traduzco profesionalmente. Pasé cuatro años en una empresa de traducción haciendo de todo un poco, desde traducir catálogos de juguetes (también para niños) a hacer el mantenimiento de los servidores casi como afición. Después de hacer un máster de año y medio sobre localización, este mes de abril empiezo a trabajar como traductor autónomo, que al fin y al cabo es para lo que estudié la carrera.

En otras bitácoras más orientadas a la práctica de la traducción suelo dar la brasa con mis relatos de abuelo cebolleta sobre lo que para muchos traductores es "el lado oscuro de la traducción", es decir, mis experiencias desde el prisma de un gestor de proyectos (PM) en una empresa de servicios lingüísticos y de diseño. ¿Se entera de algo el PM? ¿Hace lo imposible por estrangular al pobre traductor en tiempo, tarifas y otras exigencias? ¿Le importa algo la calidad o solo decir que sí a todo lo que le pide su cliente?

Como me han recomendado en varias ocasiones que cuente mis experiencias como gestor, se me ha ocurrido que hoy voy a hablar sobre la selección de personal, específicamente sobre las pruebas de traducción y cómo se evalúan estas. Todo esto viene a raíz de esta entrada de la bitácora de Pablo.

Digamos que una empresa necesita nuevos traductores de inglés a español porque los habituales están muy ocupados, han bajado de nivel últimamente o han subido sus tarifas más allá de lo que se puede permitir la empresa. O digamos que esta empresa está buscando becarios que necesitan prácticas de empresa para completar su máster. Digamos que, después de hacer una primera criba, quedan unos cuantos candidatos con suficiente experiencia y disponibilidad. Para seleccionar uno, se decide hacer una prueba de traducción.

Los candidatos reciben simultáneamente un correo con las instrucciones de la prueba, los archivos que traducir, la referencia visual (PDF, capturas de pantalla, vídeo, ayuda o software compilados), la terminología y la memoria de traducción. En las instrucciones se les insta a hacer preguntas si lo consideran necesario.

Primero: ¿qué preguntas pueden hacerse y cuáles mejor evitar?

Lo primero es juntar todas las preguntas en uno o dos mensajes como mucho. Bombardear al PM con dudas según las vamos encontrando no predispone al PM a tu favor: le estás tocando la napia. Enviar dudas y llamar a los cinco minutos para ver si las ha recibido "porque todavía no he recibido respuesta" tampoco mola. Lo mismo si le envías la prueba y a la hora le estás llamando para preguntar si tiene ya los resultados. Trata al PM como te gustaría que te trataran a ti.

Las dudas aceptables corresponden a las instrucciones y a los materiales de traducción que has recibido. Si las instrucciones no tienen sentido o se contradicen, si hay incoherencias entre la terminología y la memoria, si te hace falta contexto visual que no aparece en el PDF, etc. Obviamente, si las instrucciones dicen que, en caso de contradicción, la terminología prevalece sobre la memoria, no es necesario que escribas "he encontrado un conflicto, ¿hago caso a la terminología?". Todo esto es de perogrullo, pero prefiero explicitarlo. Si pongo estos ejemplos es porque los he sufrido en mis carnes, que conste.

Si no te gusta el estilo de la memoria, te aguantas, son cosas del cliente. Si encuentras fallos objetivos y demostrables en la memoria, los corriges en tu traducción. Si no entiendes el texto, te buscas la vida. Si no te decides entre dos equivalencias en tu traducción, es tu problema. Esto no es la universidad, esto es la Vida Real TM. Si la terminología tiene fallos ortográficos, de sentido, de comprensión, etc... cuidado, puede tratarse de elementos de la GUI o del OSD y a menudo estos son inamovibles por mucho que te repateen el estómago. Si te hueles algo así, igual conviene preguntar, porque puede ser una trampa. Si el texto es ilegible (un documento escaneado) o el inglés está tan mal redactado que es imposible (imposible, no simplemente difícil) entenderlo, es mejor preguntar antes que callarse: puede ser una trampa y esperan de ti que preguntes.

Segundo: encuentras (casi todo) el texto ya traducido en Internet

Puede pasar. Quizá en la empresa reciclan la misma prueba hasta la saciedad y en algún momento su cliente ha subido la traducción a Internet. Y la traducción es muy buena. O es una castaña. Lo que tú no sabes es si el PM es consciente de que la traducción se encuentra fácilmente en Internet. Igual es una trampa para ver qué haces. Qué sádicos son los PM, que les gusta ver cómo sufres, ¿eh?

Opción 1: la traducción es muy buena, te la copias, cambias alguna chorradilla y entregas la prueba sin decir nada. Suspendido por callarte información vital en lugar de compartirla con el PM. Buaj ja ja ja ja, qué malo es el PM.

Opción 2: la traducción es mala, pero la copias casi toda porque "es la oficial". Ya da igual que confieses que la has encontrado o no, el caso es que has entregado una mala traducción. Suspendido por entregar una basura.

Opción 3: la traducción es muy buena, pero tú no la encuentras y vas a tu rollo. No suspendes, pero igual te quitan un puntito por no documentarte.

Opción 4: la traducción es buena o mala, pero tú avisas al PM en cuanto te das cuenta y solicitas instrucciones. Bien hecho, no has caído en la trampa. El PM ya te dirá qué hacer.

Obviamente, esto de encontrar el texto ya traducido no debería pasar en una prueba de selección. Igual solo encuentras una parte del texto y entonces es posible que sea una trampa para ver qué haces. En cualquier caso, no debería pasar: es una prueba para demostrar que sabes traducir, no para demostrar que sabes buscar. Si encuentras gran parte o el total del texto ya traducido, pasa algo raro. Igual la empresa no está realmente interesada en ti, igual le dan igual los resultados o igual se han despistado y les toca renovar su plantilla de prueba. Personalmente, yo prefería hacer pruebas por tandas y cambiaba el texto con cada tanda. A veces es una puñeta encontrar textos con suficiente material de referencia y que contengan suficiente chicha para evaluar, con lo cual al PM de turno le puede dar pereza actualizar las pruebas y acaba pasando esto de encontrar la traducción ya hecha en Internet. Los PM también lloran.

Tercero: ¿qué notas pueden incluirse y cuáles sobran?

Nadie quiere leerse dos páginas de comentarios tuyos demostrando que sabes documentarte y que has encontrado equivalencias mucho más chulas que las que aparecen en la memoria. Me he llegado a encontrar casos de gente que añade una lista de referencias porque sí, porque lo vale, aunque no haya conflictos con las referencias ni necesidad de justificar sus decisiones. Lo mismo vale para los que añaden una lista de opciones: "he puesto X porque salía así en la memoria, pero también valdría Y porque lo he encontrado aquí". Decídete, tienes que entregar una traducción como si fuera directa a imprenta. Repito, esto no es la universidad, aquí te van a pagar por un servicio.

Una nota aceptable sería: "he intentado seguir la memoria en la medida de lo posible aunque no me convence el estilo" o "he seguido la terminología, pero recomendaría cambiar esto, eso y aquello" (en archivo aparte si son muchos cambios). En el caso de un encargo real, también añadiría "he encontrado unos cuantos errores en el original, los incluyo en un archivo aparte por si el cliente quiere corregirlos" (errores objetivos y demostrables, por favor, no seamos pedantes). Ahora mismo no se me ocurren más notas posibles, pero diría que es mejor preguntar con tiempo que añadir una nota cuando ya es demasiado tarde. A veces tu texto lo revisará a fondo un nativo, a veces alguien que habla tu idioma comprobará que no haya fallos obvios (¡el corrector ortográfico, por favor!) o de comprensión y a veces tu traducción solo pasará unos controles de calidad semiautomatizados tipo QA Distiller, ApSIC XBench, el QA Checker de Trados o controles manuales a ojímetro. Estos controles sencillos son más típicos de un encargo que de una prueba, pero bueno. En cualquier caso, insisto, intenta entregar como si tu texto fuera directo a imprenta.

Cuarto: ¿cómo se revisa y evalúa una prueba?

Cada maestrillo tiene su librillo. En ciertos casos, se hace una comparación automática de tu texto con un patrón de buena traducción y se revisa a mano la variación. Aquí el veredicto es apto o no apto, básicamente. Igual te dan algún comentario concreto, pero olvídate de ver tu traducción corregida.

En otros casos, se revisa la prueba como si fuera un encargo de verdad, es decir, sin comparar con ningún patrón. Se activa el control de cambios de la herramienta de turno (o se hace una comparación al final si no existe esta opción) y se emite un veredicto: apto o no apto. Aquí sí puedes recibir tu traducción corregida y algún comentario general.

Finalmente, puede utilizarse una versión simplificada del LISA QA Model (aquí un Excel de muestra gentileza de ALS). Este tipo de modelos permiten medir la calidad de una traducción con valores concretos y semiobjetivos. Se establecen unos tipos de error, unos niveles de gravedad y un umbral de tolerancia. Ciertos tipos de error menores siempre tienen una gravedad baja, mientras que otros pueden ser leves, graves o muy graves. Vamos, como en el examen de conducir práctico. ;) El umbral se establece introduciendo el número de palabras del texto y los errores van restando puntos según su gravedad hasta llegar a ciertos resultados. Por ejemplo, se puede decir de una traducción que está perfecta o casi perfecta, que necesita una revisión rápida, una revisión a fondo o una retraducción. En este caso puedes recibir tu traducción corregida, pero no es habitual porque esta evaluación ya supone bastante curro. Lo que sí te pueden dar es el Excel con tu nota, los tipos de error, tu traducción con los tipos de error marcados (a ti te corresponde devanarte los sesos buscando el porqué) y un comentario general.

Además del apto / no apto, hay una tercera categoría, habitualmente reservada a los becarios que van a una empresa a continuar su formación. Esta es "rescatable" o, de forma más políticamente correcta, "tiene potencial". Claro está, no te van a decir que eres "rescatable", sino que te dirán "apto, pero cuidado con X, Y y Z, ya te acostumbrarás cuando vengas".

Quinto: reacción ante una prueba suspendida

¿Puedes patalear? Sí, pero no mucho. Si han invertido tiempo en revisar tu prueba, difícilmente van a cambiar de opinión porque intentes justificar tus decisiones. Esto no es la universidad, aquí no hay "una segunda opinión". Si no te envían comentarios concretos, ni un listado de errores, ni tu traducción revisada, puedes solicitar algo de esto para "mejorar y hacerlo mejor la próxima vez". Seamos constructivos, no vengativos. Como en los pasos anteriores, tu actitud y profesionalidad forman parte de la prueba.

Recuerda, cada empresa tiene sus propios métodos de selección. Unas son más abiertas, comprensivas, tolerantes y profesionales en general y otras te enviarán un PDF mal escaneado con las instrucciones "traduce esto para mañana", no contestarán tus dudas, tardarán una eternidad en darte los resultados (si te los dan) y te dejarán con la palabra en la boca si se te ocurre quejarte. Se dice que una persona es tan buena como el trato que reserva a sus inferiores. Sustituye "persona" por "empresa" e "inferiores" por "proveedores" y listo.

Nota: no explico qué hacer cuando pasas una prueba porque me imagino que nadie va a contestar con un "Uuuuuiiiiiii, muchas gracias, qué ilusión, ¡es la primera prueba que paso! :) :) :) :)"

Espero que esta entrada te ayude a saber lo que pasa al otro lado del correo cuando te envían una prueba, entregas tu propuesta y te llegan los resultados. ¿Puedes contar alguna batallita relacionada con las pruebas? ¿Algún PM malote te tumbó cuando no te lo merecías? ¿Alguna ocasión en que el suspenso sí estaba merecido? Bueno, esto último mejor te lo guardas.

11 comentarios:

  1. Hola Jordi:
    Me ha resultado de lo más interesante tu entrada, y bastante diferente de lo que yo conozco.
    Una cosa que me llama la atención es lo elaboradas que son las pruebas de las que hablas y el tiempo que se le dedica a la corrección.
    Yo también trabajé de PM, las pruebas que usábamos eran siempre las mismas, salvo para proyectos muy concretos en los que tal vez alguien le dedicara unos minutos a cortar y pegar un par de textos del cliente. Y lo de corregirlas... yo nunca tenía tiempo para nada, menos para dedicarme a corregir pruebas y, la verdad, nunca sentí que las pruebas me indicasen realmente si los traductores valían la pena o no; hasta que no le daba a alguien un encargo real, no sabía si me iba a hacer bien el trabajo.
    Ya como autónoma he hecho unas cuantas pruebas y los casos en los que he recibido una respuesta sobre si la había pasado o no (olvídate ya de que te digan qué has hecho bien o mal) han sido los menos.
    En mi experiencia, las pruebas son una pérdida de tiempo para el traductor y para el PM, al menos el tipo de pruebas que conozco yo :p
    Mi marido ha tenido una experiencia similar y ha empezado a contarla en nuestro blog en una obrita de teatro sobre una PM estresada, si tienes un rato, pásate (http://wp.me/p1iT8n-3V) a ver si te sientes identificado ;-)
    Saludos,
    Amaia

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Jordi!

    Estupenda entrada, siempre he sentido curiosidad por saber qué ocurre "al otro lado". Me gusta que seas así de directo, creo que muchas veces nos tratan con cierto paternalismo y al final ves a mucha gente que sale de la carrera y no ha espabilado (no sólo en el terreno profesional). También es agradable ver que hay bastantes empresas en las que quien organiza, recibe y corrige la prueba se molesta en hacerlo bien. Podrá parecer que eso es "lo normal", pero a veces uno se pregunta si la mitad de la gente que vive en este país tiene el más mínimo interés en hacer su trabajo bien...

    Supongo que la primera vez que te rechazan es duro, yo sólo he hecho una prueba en mi vida y fue para un fansub; aunque la pasé, dudo que tenga ni punto de comparación. Puede que la mayoría de lo que cuentas resulte "de sentido común", pero creo que hay mucha gente que necesita leerlo para darse cuenta. Incluso los que ya somos conscientes de ello a veces olvidamos que hay personas detrás de toda prueba o entrevista, y que lo mejor que podemos hacer cuando las cosas no salen bien es plantearnos hasta qué punto es nuestra culpa.

    ¡Gracias por los consejos!

    Nieves

    ResponderEliminar
  3. Si bien coincido con el contenido general de la entrada, que es de puro sentido común, discrepo en cuanto a que «si no entiendes el texto, te buscas la vida».

    Una cosa es que uno entienda el texto original, dada su falta de capacidad, estulticia o ignorancia vertical y horizontal del tema que se aborda en la prueba y otra, muy distinta, que el texto original sea ininteligible para cualquiera de los mortales. Así que, si el texto que nos envían de prueba es, no difícil sino desastroso, lo que debemos hacer es decirle a la agencia que eso se lo traduzca su PM.

    Y, para concluir, otra de las grandes desventajas que le veo a las pruebas de traducción, es que suelen ser inespecíficas. ¿De qué sirve que me envíen una prueba que versa sobre fisión nuclear, si el trabajo que me van a asignar versa sobre la cría en cautividad de cocodrilos del Nilo? Realmente, creo que para muy poco o, más bien, para nada en absoluto. Un servidor lo que considera más sensato, es que, en calidad de prueba de traducción te envíen una mínima parte de un proyecto real que tengan la intención de asignarte para traducir, y te lo paguen, si es que tiene una extensión superior a 300 palabras.

    Si a la agencia les gusta la forma y el contenido de nuestro trabajo, se continúa con el proyecto y todos contentos. Y, si no es así, la agencia se olvida de nosotros y listos.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena esta entrada. Yo he sido jefe de proyecto también y suscribo los comentarios al 100%.

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos. En primer lugar, perdón por tardar tanto en contestar. Me estoy mudando y tengo que tirar de cafeterías para robar Internet.

    Amaia: Me he partido con la entrada de tu marido. Algunos detalles me suenan mucho: "We CANNOT mess this up", jeje.
    Como ya digo, estas pruebas no pueden hacerse siempre. A veces no tienes traductores internos o 100% fiables de una combinación lingüística para que te revisen las pruebas, con lo que no tiene sentido hacerlas. A veces contactas con traductores con CV muy bueno y que te dan buenas vibraciones y no hace falta ninguna prueba.
    Estas pruebas son más bien para becarios y para cuando te toca hacer selección de un idioma o de un campo concreto. Por ejemplo, me encontré en un par de ocasiones con que todos los italianos habían huido o nos los habíamos cargado, con lo que me tocó hacer selección de italianos.
    Sí, yo tampoco tenía tiempo para nada, pero el tiempo se saca de debajo de las piedras... si no tienes vida social. Te quedas hasta la hora que haga falta para hacer bien tu trabajo... si eres un friki que no tiene planes para la noche. Los frikis solteros están muy solicitados en las empresas: son buenos esclavos.

    Nieves: me alegra verte comentar por aquí y que te apuntes mis consejos sobre "no des problemas a tus clientes". Como le digo a Amaia, hay de todo en la viña del señor.
    Yo también he hecho muchas pruebas cuando estaba trabajando interno: algunas las pasaba y otras no; a veces te dan detalles sobre lo que les ha gustado y lo que no, otras veces tenías que perseguirlos para que se molestaran en decirte "lo siento, otra vez será". Lo importante es tomárselo con deportividad; no creo que muchos consigan convencer a un cliente haciéndole la contraria por sistema.

    Pablo: No sé, me da la impresión de que cuando hablas de "PM", no te refieres al Proyect Manager :D
    Las pruebas que enviaba yo estaban directamente relacionadas con los encargos reales para los que tenía pensado contactar a ese traductor. No puedo hablar por otras agencias o por otros compañeros.
    Yo solía enviar tres pruebas de 300 palabras cada una y les decía a los traductores: "puedes hacer una, dos o las tres, pero si no haces alguna, es posible que no podamos enviarte encargos del cliente de las pruebas que no hagas". Si un traductor me decía "no tengo tiempo para hacer las otras dos, pero te hago esta, que es en lo que más experiencia tengo", Y tenía buen CV Y hacía una única prueba muy buena, no se lo tenía en cuenta. Es más, le daba puntos extra por no callarse. Ahora, si solo traduce un texto de tres y la caga...
    No te conozco, pero por lo que comentas, se nota que no te falta experiencia.

    Rubén: ¡Gracias! Los comentarios son al menos el 50% de un blog.

    ResponderEliminar
  6. Leyendo esto:
    "Los candidatos reciben simultáneamente un correo con las instrucciones de la prueba, los archivos que traducir, la referencia visual (PDF, capturas de pantalla, vídeo, ayuda o software compilados), la terminología y la memoria de traducción. En las instrucciones se les insta a hacer preguntas si lo consideran necesario"

    Ojalá hubiese hecho una prueba de traducción para tu antigua empresa... A mí jamás me dieron referencias, ni terminología ni memoria... vamos, casi te diría que ni las gracias te dan a veces ;)

    Por lo demás, gracias por compartir las "formas de corrección". No sé si me acaban de convencer, sobre todo lo de los patrones. La traducción es algo muy relativo y por lo mismo que a un corrector le dicen que no cambie cosas de estilo, creo que en las pruebas de traducción deberían hacer lo mismo. Sin embargo, en algunas pruebas para las que me han enviado la corrección sí que había cambios de estilo puestos como error, o cosas correctas, pero que la agencia perfería usar otra palabra, y tomado como error. O el hecho de no haber puesto puntos finales porque el inglés no los pone (y porque mil veces me han dicho muchos clientes que puntúe exactamente como el original, sobre todo en software y videouegos) y que me cuenten cada punto no puesto como error, cuando se debería considerar como uno (o como nada, porque sigue siendo estilo... del cliente).

    También he tenido pruebas suspendidas, de las que no me han querido decir los errores, pero que habían pasado por manos de otros traductores, quien había hecho dos cambios (que cambié, claro). Así que, aún sigo sin entender dónde estaba el problema :)

    Por lo demás, me imagino que debe ser difícil estar en el otro lado y estar criticado todo el tiempo, pero si yo trabajo con una PM majísima, que no me come si me paso 5 minutos la entrega, o que me envía las correcciones si se las pido, o retrasa la entrega entera del proyecto si hay una lista enorme de preguntas por hacer al cliente, ¿por qué no puede ser así con todas las agencias? Eso es algo que sigo sin entender. Lo único que podría pensar es que esos PM que nos hacen la vida imposible sean, tal vez, unos amargados, que no estén contentos con su trabajo. O, bueno, lo que tú dices: eres lo

    Estoy con Pablo Bouvier sobre lo de las pruebas. A mí se me dan fatal. De hecho, la mayoría de las agencias con las que trabajo, no me han hecho nunca prueba sino que se han arriesgado con un primer proyecto. Hago muchísimas pruebas, y puedo decir que suspendo casi todas. Y sé que no es porque no sea buena traductora (si no, no tendría agencias con las que llevo 3 años trabajando non-stop), sino porque no se me dan bien ese tipo de pruebas. Encuentro que el texto es muy forzado, que te ponen solo trozos, con lo cual, no tienes una referencia para hacer algo coherente o para conseguir entender esa palabra que entiendes pero que no sabes muy bien cómo traducirla.

    Pero bueno, imagino que cada uno es como es y le van bien un tipo de examen u otro. Yo siempre he odiado los exámenes tipo test, pero se me daban genial los de "cómeme la oreja hasta que sangre" ;)

    Un saludete.

    ResponderEliminar
  7. Curri: No te lo creerás, pero sé de gente que está contratada exclusivamente para contar los puntos y comas de una traducción. Si hay de más o de menos, bronca para el traductor. Es un caso extremo, muy puntual y, sobre todo, muy japonés, pero a veces pasa.

    De hecho hay controles de calidad (Trados QA Verifier, QA Distiller, etc) que comparan la puntuación origen con meta para ver dónde hay cambios. A veces sí son fallos porque a uno se le olvida un punto a final de frase o mete uno de más.

    En ocasiones hay que respetar a muerte los puntos del original, pero solo en casos muy específicos: el software o los OSD, por ejemplo. Si te dan referencia visual (PDF o capturas), es algo muy útil para ver cuándo tienes que respetar la puntuación y cuándo saltártela.

    Un buen PM se debe al proyecto. Si puede darle más tiempo al traductor para acabar bien las cosas, se lo da. Si no se lo puede dar porque hay gente esperando la traducción para maquetarla, revisarla o el cliente insiste en la fecha de entrega, no hay nada que hacer. Un buen PM no tiene por qué darte más tiempo, pero sí pararse para pensar si puede ampliar la fecha de entrega.

    ResponderEliminar
  8. Olá Jordi,

    Muchas gracias por tus comentarios. Efectivemente acabo de recibir unas pruebas para traducir de la agencia 1Global Translators y están todas ellas subidas en internet en formato PDF. Ya no es que el cliente haya subido el proyecto a la red sino que son las propias pruebas ya traducidas las que son accesibles a todos.

    ¿Que crees que debería hacer en este caso? Imagino que la cuarta opción de las que propones es la más lógica.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Están subidas las traducciones de lo que te han pedido? Pues díselo, aprovecha lo bueno y descarta lo malo.

      Eliminar
  9. Hola Jordi,

    Gracias por tus comentarios. Me estoy introuciendo también en este mundo pero sin haber cursado la carrera de traducción. Tengo estudios universitarios y varios años de experiencia laboral utilizando mis capacidades lingüísticas en el Reino Unido. Y comenzando en esto se me plantean tantas dudas... Imagino que son dudas que los traductores profesionales ya no tienen. Por ejemplo, si una empresa te envía una prueba de traducción con errores de estilo, tipográficos etc, ¿que debe hacer el traductor?. Si son lo que subjectivamente se entiende como un error de estilo, ¿deben corregirse? Imagino que no, aunque me gustaria confirmarlo contigo. En cuanto al formato también me imagino que es intocable. ¡Muchas gracias por tu gran ayuda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de cada cliente y de las instrucciones de la prueba. Si me parecen fallos objetivos, los corregiría y añadiría una nota. Si me parece que está aceptable, pero mejorable, no lo corregiría, pero sí añadiría una nota. Siempre que se pueda, hay que consultar con el cliente antes de la entrega: la comunicación fluida es vital.

      Eliminar