viernes, 24 de agosto de 2012

Fansubs: El acento de la música

Hace un par de años hablé de mi fansubtitulación de "Wyrd Sisters" / "Brujerías", la miniserie de TV basada en la novela homónima de Terry Pratchett. Pues bien, en 2003, ya en segundo año de la Licenciatura de Traducción, me dio por fansubtitular "Soul Music", la segunda miniserie de animación de la misma productora.

Por aquella época todavía no había tenido ninguna asignatura de traducción audiovisual, con lo que seguía con muchos tics de novato. Ya había fansubitulado una vez y llevaba un año más de carrera, con lo que algo sí mejoré. Las condiciones de trabajo eran las mismas que el año anterior: la organización de Ankh-Madriz (2ª y última convención del Mundodisco) me "encargó" la traducción, me pasó los archivos con la miniserie, yo pauté, traduje (sin guion), sincronicé y revisé, y ellos incrustaron los subtítulos en el vídeo, que luego se grabaría en disco.

Pues pinta de Élvico sí que tiene, sí.
Hubo una diferencia fundamental entre mi primer fansub y este. El libro en el que se basa "Wyrd Sisters" ya estaba publicado en español como Brujerías. Obviamente, había variaciones entre libro y guion, pero al menos no tuve que reinventar la rueda. Solo tuve que preocuparme de ver qué había hecho la reconocida Cristina Macía en su traducción e intentar no desviarme. No es que copiara la traducción, pero sí la consultaba para los nombres propios, juegos de palabras, citas reconocidas, etc. Con Soul Music no tuve tanta suerte, pues por aquel entonces todavía no se había traducido; justo salió al año siguiente, con revisión de Manu Viciano, en la que se adaptaron muchas referencias culturales del rock inglés/americano al rock español.

¿Os suena el uniforme?


Traje, corbata y gafas negras…


Para escribir este artículo me he puesto a ver parte de la miniserie y lo cierto es que me da vergüenza comprobar no ya cómo traducía al principio de la carrera, hace nueve años, sino qué poca comprensión auditiva tenía. No he detectado fallos graves, pero a mi oído actual estos fallos le cantan mucho. Entiendo que un traductor audiovisual debe tener un oído excelente para las veces que tiene que tirar para adelante sin guion. En cualquier caso, también resolví decentemente algún que otro chiste. Ejemplo: Cliff quiere viajar en una diligencia con "calizas" y Odro le corrige "macizas", a lo que Cliff contesta "eso también"; en el inglés era "a coach with liver on the side" (hígado de guarnición), Odro le corrige "livery" (tanto un color / logo distintivo de una empresa de transporte, como los siervos uniformados que acompañan un carruaje). Otro. A ver si sabéis de dónde viene el siguiente chiste:




Estilo ortopédico aparte, Montecristo es una marca de queso. Y bueno, ¿quiénes eran "más famosos que Cristo? Pues eso. "We are more popular than Jesus / cheese".


Pero pasemos al quid de la cuestión. Hace unos meses me dio por buscar si habían subido "Soul Music" con mis subtítulos a Youtube y me di cuenta de que algún cabrón simpático había cogido mis subtítulos, les había quitado los créditos de traducción (o sea, que quitó mi apodo y la dedicatoria del final) e incluso se cargó el acento que le di a ciertos personajes.

"Eisteddfod" = festival celta de Gales = Ortigueira = lo mismo en Galicia

El mío guaje yá non fala l'asturianu-galego!

Vaya. La escasa simpatía hacia mi persona por la violación de "mi obra" se han esfumado al leer que le puse acentos a varios personajes. Pues sí, por aquella época no me habían dicho que en subtitulación desaparece el acento o, más bien, queda el acento neutro. Quise reflejar lo que percibía con el oído y que me parecía relevante y, ahora veréis, al menos uno de esos acentos es muy relevante.

Sí, luego también menciona la "queimada"
No sabe si habla portugués, galego, asturiano o qué. Qué fofinho!
La miniserie, al igual que el libro, es una parodia de la revolución musical del rock y específicamente sigue a varios personajes que recuerdan, entre otros, a los BeatlesTenemos a un joven músico de Llamedos (reflejo de Gales y también traducido como Nellofselek —léelo al revés, anda), de nombre Imp Y Celin, que en galés viene a significar brote de acebo, que en inglés vendría a ser bud of the holly —y el nombre artístico de Imp es… sí, Buddy Holly. Un joven con un rostro algo élvico (Elvis + elvish —élfico) y que toca la guitarra, por cierto. Luego está Odro Hijodeodro (a los enanos les pirra el odro, digo el oro), que es el saxo. Finalmente, Cliff (los troles del Mundodisco son pétreos y tienen nombres minerales, como este Acantilado), antes conocido como Lias, es el batería (aporrea rocas). Los tres forman la Banda Con Rocas Dentro, que inaugura el nuevo género musical de la Música Con Rocas Dentro (el rock). Bueno, y el Bibliotecario (un organgután, digo, orangután), que es el teclista y que dejó el grupo antes de que se hicieran famosos.

Después de esta necesaria introducción, volvemos al tema de los acentos. Imp tiene acento galés porque es de una región parodia de Gales. En Gales son celtas y llueve mucho. ¿Qué acento tendría si hablara español? Gallego o asturiano, digo yo. Luego está Odro, que, como buen enano, tiene acento germánico. Pues ale, a arrastrar las erres. Finalmente, Cliff habla con ebonics (ojo, jive no, solo ebonics), es decir, el inglés propio de los hombres de color. De color negro, específicamente. Como no tenía ni pajolera idea de cómo reflejar eso, aproveché que los troles en los libros del Mundodisco son conocidos por no ser muy espabilados y destrozar la lengua, con faltas gramaticales a porrillo y tal. Que conste que a) los troles no hablan ebonics en los libros y b) a Cliff no le puse acento andaluz, pero sí tiene problemas con la ese, por ejemplo.

¡Oro, oro, oro! ¡Oro, oro, oro! —Canción enana

Que conste que no dice "ariquitaun", "quiyo" ni "mi arma"

En inglés solo puedes decir la palabra con N si eres un ídem
Supongo que me diréis que es innecesario mantener todos estos acentos en la subtitulación al español. Pero, ah, esto es Pratchett y aquí hay truco. Imp tiene acento galés. Buddy no tiene acento. ¿Acaso no son la misma persona? No, Imp toca folk y Buddy, rock. Música Con Rocas Dentro. Una música que posee a quien la oye y le hace hacer cosas estrafalarias, como bailar dando golpes de cabeza como un maníaco, dejarse melena, ponerse vaqueros y una chupa de cuero e ir a toda velocidad por un acantilado en una motarra como un murciélago salido del infierno. Es decir, que desde que la música posee a Imp, este pierde su acento. A través de su acento vemos la evolución del personaje. Si no reflejamos el acento, el espectador español se pierde esa información.

Aquí ya no es Imp, es Buddy
Ahora no está tan claro que deba perderse el acento en la subtitulación, ¿verdad? Hoy día ya sé que el acento se perdería sí o sí, pero en segundo de carrera no tenía ni idea. Me parecía necesario reflejarlo y así lo hice. Además, la miniserie se fansubtituló para ser proyectada en una convención de fans, con lo que las prioridades no son las mismas que para una subtitulación comercial o para un visionado de profesionales de traducción audiovisual.

Lo gracioso de esto es que ahora vivo en Asturias. Y tengo amigos frikis aquí. Hace unas semanas mencioné el curioso caso de un personaje del Mundodisco al que hice hablar con pseudo acento gallego-asturiano y una amiga me dijo "Ah, ¡¡¡así que fuiste tú!!!". Nótense los múltiples signos de exclamación, que fueron acompañados de un tic nervioso en un ojo y una mirada asesina hacia mi persona. Tuve que fuxir faciendo la casadiella. Ahora me doy cuenta de que mi mezcla bastarda de asturiano y gallego es un despropósito: por ejemplo, en la cuarta captura se ve un "he ganado", cuando aquí ese tiempo verbal no se usa, sería "gané". Pero bueno, sí recuerda al asturiano/gallego.

Para acabar, las preguntas de buen bloguero. ¿Alguien hubiera reflejado el acento de Imp en una subtitulación? ¡A ver esos valientes! Gallegos y asturianos, ¿cuánto me odiáis?

viernes, 10 de agosto de 2012

Exprimir el material de referencia (corpus) sin dolor

Un cliente te pasa un encargo de traducción: el manual de usuario de una tele. Digamos que te incluye una memoria de traducción (MT) y, además, los PDF bilingües del manual para la versión del año pasado de la misma tele. Te informa de que no ha tenido tiempo de alinear esos manuales antiguos, pero que el manual que te toca traducir se parece bastante a esos y que por favor los tengas muy presentes, tanto en lo que se refiere a terminología como a estilo. Ale, te toca andar buscando en el Adobe Reader cada dos por tres para mantener la coherencia. No solo eso, sino que te das cuenta de que hay frases enteras clavadas o casi clavadas entre tu encargo y esos PDF que no aparecen en la MT. ¿Qué haces? Tienes cuatro opciones.

1. Pasas de alinear porque no sabes, no te acuerdas o no tienes tiempo que «perder». Te toca buscar a mano en el manual antiguo cada término y cada expresión. No solo pierdes valioso tiempo, sino que te cansas de buscar a cada momento y la coherencia se ve perjudicada. El cliente, que además es japonés y no se le escapa una, se da cuenta de que tu traducción difiere demasiado del manual antiguo. Te toca pedir disculpas y/o preparar un informe justificando las desviaciones una por una. El cliente acaba mosca contigo y el encargo no te ha salido rentable por el tiempo extra invertido.

2. Decides alinear. No solo tienes que convertir los PDF a un formato de texto (digamos Word), asegurándote de que la conversión es suficientemente buena como para que el alineador de tu paquete TEnT / TAO no se líe vinculando frases, sino que encima tienes que corregir todos los fallos del alineador a mano. El cliente está contento porque has mantenido la coherencia debidamente, pero tú te has matado echando horas extra por una tarea no presupuestada ni en tiempo ni en dinero. ¿Cómo se alinea a mano? Paula nos lo cuenta en su blog Traducción + informática.

3. Decides que el ordenador alinee por ti.
3a. La conversión con Adobe Reader de PDF a TXT da muy malos resultados, porque divide los párrafos con los saltos de línea visuales en el PDF. Recomiendo usar ABBYY PDF Transformer y seguir los siguientes pasos. Este punto también es válido si decides alinear tú mismo: la opción 2.

Un programa de conversión de PDF a texto como ABBYY necesita reconocer las zonas de cada imagen en texto, imágenes o tablas. En nuestro caso, las zonas reconocidas como imágenes son inutilizadas. Primero seleccionamos todas las páginas (pinchamos a la derecha y Ctrl+A) y le damos al primer icono de la imagen siguiente («Mostrar áreas»), con lo que reconocerá todas las zonas del documento, solo que sin convertir el PDF a texto después.
Reconocimiento de zonas
A continuación, eliminamos las zonas de imagen que el programa ha reconocido como texto. En este caso, quiere extraer el texto de dentro de una imagen, algo que no nos interesa. Esta revisión página por página no tiene por qué ser perfecta, simplemente hay que revisar en la medida de lo posible la detección para obtener un archivo de texto suficientemente limpio y que no se líe el alineador.
Eliminación de zonas innecesarias
Finalmente, nos interesa escoger el idioma o idiomas del documento y quedarnos solo con el texto pelao.
Ajustes de la conversión
El resultado es un archivo de Word que usaremos para la alineación. Huelga decir que estos pasos deberemos hacerlos para tantos idiomas como necesitemos traducir.

3b. Usamos LF Aligner, como me descubrió José Carlos Gil hace unos meses (y con GUI, para los alérgicos a la línea de comandos). Este programa no tiene ningún misterio, pues cuenta con un asistente que te va orientando. Básicamente, se escoge el número de idiomas, el código ISO de los idiomas (en = inglés, es = español, pt = portugués, etc), los archivos de origen y destino, se acepta la segmentación nueva o se vuelve a la antigua (algo que se explica en su momento, tranquilos), se acepta la limpieza y, finalmente, se opta por confiar en el programa y no revisar los resultados. Las siguientes opciones normalmente se dejan como están dándole a Enter hasta que te proporcione un TMX (archivo de intercambio de MT para importar en tu paquete TEnT, como Trados).

Ahora toca explicar cómo funciona LF Aligner y otros alineadores automáticos (como el que se usa para Google Translate o Linguee, por ejemplo). Los alineadores tradicionales, como Trados WinAlign, se fijan principalmente en la puntuación. Si en la traducción se respeta la puntuación siempre, el alineador acertará sin revisión humana. Si una frase del original se divide en dos o dos frases se juntan en una, se elimina, se añade o se mueve texto, el programa se lía. Un alineador automático como LF Aligner es un poco más listo, porque tiene reglas distintas para varios idiomas (NO para todos). Por ejemplo, sabe cuánto más o menos ocupa una lengua respecto a otra. También puede tener nociones gramaticales (de estructura sintáctica) o detectar ciertas abreviaturas. Y otros detalles que se me escapan. El caso es que aciertan bastante para el escaso esfuerzo que suponen, con lo que vale la pena contar con ellos.

4. Eres el rey de los listos, usas MemoQ y aprovechas LiveDocs, que alinea lo que le eches él solito y casi sin preguntar, aunque de la conversión de PDF a texto no te libras. La ventaja de este flujo de trabajo, además de tenerlo todo integrado en un mismo paquete TEnT, está en que las sugerencias de LiveDocs aparecen separadas de las sugerencias de la TM, que son más fiables. Juraría que Déjà Vu X hace algo parecido con un corpus, pero hace tiempo que no lo toco.

Un detalle final y advertencia que se aplica tanto al método 3 como al 4. Las alineaciones automáticas no son perfectas. A veces buscarás un término o el programa te ofrecerá una sugerencia procedente de esta alineación automática y te darás cuenta de que el segmento origen no tiene nada que ver con el segmento destino. A veces pasa. Pero a veces también pasa que te sugiere frases enteritas que puedes aprovechar tal y como te vienen. Básicamente, alinear o no es algo que debes elegir tú, como profesional que eres, y decidir cuánto tiempo puedes invertir en la preparación de la traducción. Lo mismo pasa con la extracción terminológica automatizada desde un corpus. Si crees que vale la pena, que te ahorrará tiempo y aumentará la coherencia final, adelante. Si crees que mejor lo haces a mano, adelante también. Las herramientas están a tus órdenes, lo importante es conocer las posibilidades que te brindan y tenerlas en cuenta.